Inicia Sesión

Estaciones Chihuahua Cuauhtémoc Parral Nuevo Casas Grandes Jiménez Ojinaga Deportes Nacional Internacional Contacto

LA REFORMA LABORAL OTORGA LIBERTAD DE ELEGIR LÍDER SINDICAL Y DE PERTENECER O NO A UN SINDICATO

Nacional a 12 de Abril del 2019 (177)
Redacción de Noticias JS


Con 417 votos a favor, 29 abstenciones y uno en contra, la Cámara de Diputados aprobó la primera gran reforma laboral de este sexenio, y aunque obtuvo el voto de casi todas las bancadas, los diputados reconocieron que quedaron debiendo a los trabajadores en materia de subcontratación y temas sobre autonomía sindical.

El PAN, PRI, PRD, PES y Verde Ecologista apoyaron la reforma impulsada por Morena, mientras el Movimiento Ciudadano y el PT se abstuvieron; esta última bancada argumentó el sentido de su voto porque, en voz de su coordinador, Reginaldo Sandoval, "si no está el compromiso explícito de que vamos contra el outsourcing, nosotros estaremos en posibilidad de decidir nuestro voto".

La Cámara de Diputados inició el jueves el debate para aprobar el dictamen de Reforma Laboral, misma que la bancada de Morena calificó de histórica. De acuerdo con las participaciones, el tema de la libertad sindical en cuanto a la elección de líder y de participación o no, es atinado, sin embargo, el margen de la ley género molestia.

Con claras críticas y luego de una primera ronda de participaciones, quedó clara la postura dividida de las bancadas: unos anunciaron su voto a favor, otros a favor, pero con ciertas condiciones; otros con abstención por votar acorde a los tiempos dictados desde Estados Unidos y otros en contra por haber dejado fuera la regulación del outsourcing.

Mojica Bautista, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que la reforma debe garantizar que los sindicatos sean herramienta de los trabajadores y no del estado, al existir un sindicalismo de gobierno y patrones y que no obedecen a los intereses de los trabajadores, pero que los intentos democratizadores del gobierno no son reales.

Martha Angélica Zamudio, de Movimiento Ciudadano (MC), dijo que la aprobación de la ley es trascendente y que es la más importante desde 1970, año en que se aprobó la Ley Federal del Trabajo, ya que se reforman 500 artículos de la ley, que son más de la mitad.

Toda la bancada del PT sacó cartulinas en contra del outsourcing, alegando que si la reforma busca democratizar la libertad sindical, deja la puerta abierta a que puedan ser reelectos, cuando el PT propuso que fueran de seis años y sin posibilidad de reelección.

El Diputado Isaías González Cuevas, que también es líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), dijo en su participación que no se podía ir en contra de la transparencia y rendición de cuentas en contra de los agremiados, "nos satisface la reforma. No se puede obligar a nadie a ser agremiado. Los tiempos han cambiado", y agregó que el PRI votaría a favor del dictamen.

Evaristo Pérez Rivas, del Partido Acción Nacional (PAN), también dijo que la reforma se quedaba corta, pero que a pesar de "actitudes anti democráticas de la Comisión del Trabajo", se votaría a favor del dictamen pero con la condición de seguir luchando por mejorar las condiciones de los trabajadores.

Anita Sánchez Castro, de Morena, dijo que la reforma obedece a las demandas de los trabajadores y sus derechos sindicales y que el documento cumple con lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Adrián Castañeda, del Partido Encuentro Social, dijo que este nuevo modelo, contempla ya la perspectiva de género y se garantiza un ambiente libre de discriminación y violencia, por lo que la ley era vital y que creaba un ambiente de trabajo de inclusión social y no de generación de pobreza.

Gerardo Fernández Noroña, del PT, explicó que el voto en contra del dictamen es porque es insuficiente porque no contempla la derogación del outsourcing, por lo que no tiene la altura de "la cuarta transformación".

Martha Tagle, de MC, dijo que buscaban repensar su voto en abstención, porque no podían estar a favor de una reforma a la que no se le dio el tiempo adecuado para discutirla, pero reconocieron que en la reforma se contempla una nueva justicia laboral para desaparecer las Juntas de Conciliación y Arbitraje, por lo que apoyaban ese punto al conocer el martirio que esa instancia puede significar para un trabajador.

También destacó el órgano autónomo para el registro de los sindicatos y la elección libre y secreta de los líderes, pero solicitó que se modificara la cláusula de inclusión sindical y cuotas para respetar el derecho de libre afiliación de los trabajadores.

La bancada del PT negó la postura del PAN que señaló que la premura no era por Estados Unidos, sino que el Presidente quería tener la reforma aprobada para el 1 de mayo. El Diputado del PT, Óscar González dijo que el Congreso sí estaba sometido a Estados Unidos, pero quien había firmado el tratado fue el PRI, acompañado por el PAN, por lo que el problema fue ocasionado por su culpa.

Pablo Gómez, de Morena, dijo que este era un momento importante para la libertad de los trabajadores, ya que en los últimos 40 años se ha luchado para garantizar que los trabajadores cuenten dentro de los sindicatos con los derechos más elementales, como elegir a sus lideres libremente, votar la huelga o no, tener el control de su tesorería.

"Los trabajadores fueron víctimas, los sindicatos dejaron de representar a los trabajadores. Tenemos que acabar con el charrismo, con los sindicatos patronales, con ese mal terrible que es el sindicato de corrupción. La izquierda ha luchado por eso y crearon algunos sindicatos, pero muchos lo recordamos con huelgas y cárcel. Creo que debimos haber trabajado para una nueva Ley y abarcar todos los aspectos que se piden, pero no es solo el compromiso de México en el T-MEC, sino que estamos avanzando y abriendo el compromiso de que la cámara llevara a cabo audiencias sobre el outsourcing y los obreros agrícolas, los que tienen menos derechos y son mucho más pobres", comentó en tribuna.

Enrique Ochoa Reza, del PRI, dijo que la reforma que se aprobó era el gran legado de la administración anterior, la de Enrique Peña Nieto, por el impulso de la transparencia en los sindicatos y los contratos colectivos y que se logrará por la independencia de poderes, la democratización sindical y las nuevas reglas en contratación colectiva, pero que había "manzanas podridas".

"Se tiene que proteger a los sindicatos y que no se aplique de manera retroactiva esta nueva ley. Esta reforma establece el voto directo, pero debe sustituirse, también la intromisión en los procesos de elección sin la solicitud expresa de los trabajadores, ya que tienen autonomía", agregó.

El dictamen avanzó con reservas en la votación en lo general y en lo particular de los artículos no reservados, se emitieron 417 votos a favor, 29 abstenciones y uno en contra, quedando aprobada la Reforma.

Comparte





Dejános un comentario


Destacado en la web